Pasada la primera vuelta presidencial y a portas de una segunda protagonizada por dos candidatos que están en orillas ideológicas antagónicas, Colombia se enfrenta a grandes retos económicos como miembro actual de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE, organismo que junto con la Fundación para la Educación Superior y el Desarrollo, Fedesarrollo, aseguran que el próximo presidente del país se verá obligado, por un lado, a realizar una reforma pensional y tributaria, y por otro, a desarrollar políticas públicas que superen la desigualdad, entre otros. 

 

Alcanzar de nuevo un crecimiento económico de, 4.5%, que fue el promedio entre 2009 y 2015, en la economía colombiana se constituye como  el primer reto que tendría el nuevo Gobierno, sin embargo de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, se espera que la economía colombiana crezca este año solo en un 2,7% y un 3,3% para el próximo.

El primer reto: reforma pensional

No es un secreto que el sistema pensional colombiano enfrenta serios problemas de cobertura y sostenibilidad financiera. De acuerdo con el Instituto de Métrica y Evaluación de la Salud (IHME) en la Universidad de Washington, Estados Unidos, en Colombia la expectativa de vida aumentó desde 1990 hasta 2013. En el caso de las mujeres pasó de 75 a 79 años, mientras que el promedio de los hombres pasó de 67 a 72 años, esto implica que si el promedio de vida aumenta, también lo hará la edad en la cual se podrá otorgar la pensión.  Mauricio Reina, analista e investigador de Fedesarrollo,  asegura que el próximo gobierno debe tomar el toro por los cuernos “la economía creció durante diez años al 4.5%; sin embargo,  ahora se enfrenta a una desaceleración que genera problemas en finanzas públicas, teniendo en cuenta que el 25% de los impuestos se destinan al hueco pensional, hay que hacer una reforma que tiene que ver con aumentar la edad de pensión —a nadie le gusta hablar de esto— ningún candidato habla de esto, pero recuerden que en los últimos 20 años, la esperanza de vida aumentó a ocho años y la edad de pensión solo aumentó 2”, comentó Reina en columna de opinión en la revista Portafolio.

Por su parte, el candidato Iván Duque, quien pasó a segunda vuelta para aspirar a la Presidencia de la República no considera necesario aumentar la edad de pensión y afirma que en los próximos cuatro años no va a aumentar la edad de jubilación, “ahí no está el problema pensional. Lo que necesitamos es una reforma seria que debe ir de la mano de una gran agenda de promoción de empleo formal” comentó el candidato.

En contraposición, el candidato Gustavo Petro tampoco menciona un aumento en la edad de jubilación y habla de una justicia social en relación a otorgar pensión a los más vulnerables “incluiré un bono pensional para los pobres de edad avanzada y que todos obligatoriamente coticen hasta 4 salarios mínimos en Colpensiones para asegurar una pensión básica” afirmó Petro.  

Segundo reto: reforma tributaria

El choque económico que enfrentó Colombia en el año 2014 con la caída del peso y del petróleo, generó una crisis económica y un hueco fiscal que de acuerdo con el sector bancario para el próximo año será de 2,7 % por ende, se requiere una reforma tributaria que permita solventar los gastos del Estado “El presidente que llegue debe hacer las reformas: subir impuestos, cosas que no le gusta al grueso de la población, y por tanto, un buen presidente no necesariamente va a ser popular. En teoría, los cuatro años que siguen, serán determinantes para el año 2022 y los que vengan en adelante” comentó Daniel Velandia, jefe de investigaciones económicas de Credicorp en una entrevista otorgada al canal CNN en español.

En este sentido, el candidato presidencial Gustavo Petro propone aumentar el impuesto predial rural en relación con el tamaño de la tierra. Mientras el candidato Iván Duque propone simplificar el sistema tributario para empresas y personas naturales.

Tercer reto: la superación de la desigualdad

La superación de la desigualdad ha sido un tema álgido y latente en el ámbito socioeconómico de Colombia y aún más desde el pasado 25 de mayo, fecha en la cual el país fue aceptado como nuevo integrante de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), con lo cual tiene el reto de superar la brecha de desigualdad entre ricos y pobres ya que, de acuerdo al Banco Mundial, Colombia es el segundo país más desigual después de Haití y el séptimo en el mundo  “El crecimiento de la productividad es bajo y la brecha entre ricos y pobres (de Colombia) es de las más altas de América Latina. Persisten el alto grado de informalidad y la brecha de género, y la movilidad social es escasa” comentó la OCDE en su estudio económico para Colombia en el año 2017. Este proceso se genera creando políticas públicas que permitan movilidad social de los más pobres en términos de calidad educativa, salud, pensión y oportunidades. 

En este sentido, Iván Duque no menciona la palabra desigualdad económica en sus propuestas, pero comenta en relación al tema “reducir brechas entre empleos, acceso a educación e ingreso entre hombres y mujeres”; por su parte Gustavo Petro ve la importancia de la tributación progresiva y plantea una reforma tributaria para la equidad. Para el candidato, “los impuestos deben ser pagados proporcionalmente, esto quiere decir, que quien tiene mayor capital pagará más”.

Finalmente y en entrevista concedida a CNN, el mandatario saliente, Juan Manuel Santos, menciona que entrega un país en paz, que hizo las cosas bien, pero reconoce que aún hay mucho por hacer “Yo pienso dejar un país con una democracia más inclusiva, con una economía más fuerte, con un país en paz con menos pobreza, un país con una mejor infraestructura, un país con una mejor educación. Estamos dejando un país que ha avanzado mucho, pero por supuesto que falta mucho por avanzar”.

De esta manera, este es el país que recibirá el próximo líder de los colombianos, quien se verá retado a impulsar un crecimiento sostenible, enfrentar la situación de las finanzas públicas, manejar el tema pensional, mejorar la productividad y superar la desigualdad social.

¿Usted qué opina?