Como representante del gremio de los anestesiólogos la S.C.A.R.E. envió el pasado 23 de julio sugerencias para modificar la Resolución 2003 de 2014, que actualmente define las condiciones de habilitación de servicios en salud, es decir, establece los requisitos mínimos que deben cumplir los prestadores de servicios de salud, los profesionales independientes, entre otros,  para que se brinde una atención segura al paciente.

 Se presentaron al Ministerio de Salud y Protección Social sugerencias para la actualización de la Resolución en relación con talento humano en salud en servicios quirúrgicos, y otras relacionadas con capacidad financiera de los prestadores para pagar salarios en el tiempo indicado a su talento humano en salud, la importancia de contar con anestesiólogos en salas de urgencias que reciban maternas, que el consentimiento informado esté a cargo del prestador y no solo del profesional de la salud y  atención al final de la vida.  

Talento humano en salud en servicios quirúrgicos

Actualmente la norma indica que el anestesiólogo debe atender al paciente durante el acto  anestésico en cirugía,  y estar disponible en recuperación para atender los llamados que se le realicen en  cuidado postoperatorio. La S.C.A.R.E. propone que en sala de recuperación se cuente con un médico certificado en soporte vital avanzado que apoye estos procesos para dar una mejor atención a los pacientes, en los casos en que no se cuente con especialista en recuperación.  

Suficiencia patrimonial y financiera, en relacion a este tema se propuso que los prestadores de servicios de salud demuestren el cumplimiento del pago de sus relaciones laborales y en general a todo el talento humano en salud, independiente de su forma de vinculación, a 30 días y no a 360 como actualmente lo define la norma, lo que quiere decir, que si un prestador está en mora por pago de salarios a su talento humano después de 1 mes, podría entrar en problemas legales.  

Lograr contar con médico anestesiólogo en el servicio de urgencias de mediana y alta complejidad en atención a maternas.  Específicamente se planteó que en los servicios de urgencias, por los menos mediana y alta complejidad, que atienden al binomio de madre e hijo cumplan con estándares completamente independientes, particularmente en materia de infraestructura y talento humano, para que cada área cuente con los criterios necesarios para prestar servicios oportunos y de calidad.

Consentimiento informado, a cargo del prestador y no solo del profesional de la salud, con el fin de que sea el prestador de salud quien asuma la responsabilidad compartida, debido a que en muchas ocasiones este tipo de procedimientos no se realizan como debe ser y se carece de prueba por falta de registro en la historia clínica. Con la nueva propuesta, la idea es que no solo el médico sea  el único que informa los riesgos de la atención en salud, sino que toda la institucionalidad donde ejerce, asuma el deber de informar el consentimiento.

Atención al final de la vida, lo que quiere decir prestar las condiciones mínimas para que el paciente sea atendido con dignidad al final de su existencia y se pueda garantizar los lineamientos de la Corte Constitucional y el Ministerio de Salud sobre muerte digna.

Con acciones e intervenciones como esta, la S.C.A.R.E., continua promoviendo una atención centrada en el paciente en donde además vela porque los profesionales de la salud y todo el talento humano puedan ejercer bajo condiciones laborales dignas.  

¿Usted qué opina?

03 pop up ESIMED 16 10 2018