Con una inyección de 700 millones de pesos el Gobierno Nacional dio esta semana el primer gran paso para dar inicio al saneamiento de deudas del sector salud; 7 billones de pesos en deudas acumuladas son los que tienen ahogado el sistema y que esta administración busca sanear antes del 2021, un hito histórico en el sector. Sin embargo como está concebido el Acuerdo de Punto Final ¿se podrá garantizar el pago de las remuneraciones que se encuentran en mora al talento humano en salud?

 Según lo indicó el Ministerio de Salud se comenzará a pagar la suma de 524 mil millones de pesos por la prestación de servicio a Caprecom, por servicios y tecnologías en salud no cubiertas con la Unidad de Pago por Capitación (UPC), asimismo se pagarán 172 mil millones de pesos, reconocidos por el mecanismo de glosa, a través de la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social, (Adres), por su parte está inyección de capital impactará a 1.361 IPS y hospitales públicos, entre las ciudades y departamentos que más pagos recibirán se encuentran Bogotá ($29.582 millones), Antioquia ($23.104 millones), Valle del Cauca ($22.218 millones), Barranquilla ($13.993 millones) y Atlántico ($12.259 millones). 

Entre tanto, los hospitales públicos a los que más les girarán recursos son el Hospital Departamental de Villavicencio, el Hospital Universitario del Valle 'Evaristo García', el Hospital Erasmo Meoz, de Cúcuta; el Hospital Universitario La Samaritana, de Bogotá y el Hospital Federico Lleras Acosta, de Ibagué. El Ministerio de Salud también afirmó que las IPS que recibirán más dineros serán: la IPS Universidad de Antioquia, Dumian Medical de Buenaventura, Su Vida de Cali, la clínica Laura Daniel de Valledupar y la clínica Medilaser de Neiva.

Si bien este acuerdo representa un gran esfuerzo del Gobierno Nacional, con el fin de garantizar la sostenibilidad financiera del sistema, y como lo afirmó el ministro de Salud, Juan Pablo Uribe será una inyección financiera que beneficiará también al talento humano en salud, genera preocupación que en la realidad los recursos sean destinados al pago de las acreencias con el talento humano en salud. Esta preocupación se genera, entre otras, porque las acreencias del talento humano en salud en su mayoría no son salariales y la norma otorga prioridad solo a este tipo de deudas; así mismo existe incertidumbre sobre el seguimiento efectivo que realizará el Ministerio de Salud y la Superintendencia Nacional de Salud a la destinación de recursos para el pago al talento humano en salud.

Por lo anterior, la Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación y el Fepasde hacen énfasis en las medidas de vigilancia que pueda implementar el  Gobierno para vigilar el  pago de deudas al talento humano en salud, garantizando la forma y oportunidad en la cual se realizarán estos pagos y verificando el cumplimiento de los mismos, para asegurar de esta manera que se protejan las condiciones de trabajo digno de todos las profesiones y ocupaciones del sector salud, pero además para garantizar la calidad y continuidad en la prestación del servicio.

¿Usted qué opina?