Recomendaciones para el
talento humano en salud
para la atención del COVID-19

2020

S.C.A.R.E. consiente de la situación que debe afrontar el talento humano en salud producto de la emergencia sanitaria originada por el COVID-19 y fieles a nuestro compromiso de cuidar a los que nos cuidan, mediante este documento condensa y deja a su disposición algunas de las recomendaciones esenciales para propender por un ejercicio digno y seguro de las profesiones y ocupaciones en el curso de la atención de la pandemia.

Así mismo aclaramos que  en el marco de esta pandemia surgen interrogantes y dilemas deontológicos y no todos tienen  respuestas únicas o iguales, por cuanto las circunstancias y el  contexto de la atención pueden variar, a lo cual se suma  la multiplicidad de normas que se expide a diario. Por lo tanto le recordamos que Usted cuenta con el beneficio de asesoría jurídica de manera ilimitada en temas de responsabilidad del talento humano en salud y relaciones laborales 24 horas al día y 7 días a la semana vía telefónica a través de nuestra línea jurídica 01 8000 180 343 o al (1) 744 8100, donde podrá recibir asesoría jurídica por personal especializado para su caso concreto.   

Contenido actualizado al: 21 de mayo de 2020

© 2020, Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación S.C.A.R.E.
Quedan prohibidos, dentro de los límites establecidos en la ley, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, ya sea electrónico o mecánico, el tratamiento informático, el alquiler o cualquier otra.

Capítulo I

Normas de auto cuidado
y protección personal

1.         Propenda por su autocuidado. Compruebe que disponga de los elementos y condiciones de protección personal según su área de trabajo, para que pueda atender adecuadamente los pacientes y evitar el contagio. Actualmente, tales condiciones y elementos de protección personal se encuentran condensados en los siguientes documentos: “Orientaciones para el uso adecuado de los elementos de protección personal por parte de los trabajadores de la salud expuestos a COVID-19 en el trabajo y en su domicilio” (1), “Recomendaciones de EPP para personal de salud según el área de atención para COVID-19. Consenso IETS-ACIN” (2) , “Lineamientos para prevención control y reporte de accidente por exposición ocupacional al COVID-19 en instituciones de salud” (3), emitidos por el Ministerio de Salud y Protección Social.

2.         Si no cuenta con los elementos de protección personal, solicítelos a su empleador o contratante dejando trazabilidad de esta petición. Lo anterior con fundamento en el documento “Lineamientos para prevención control y reporte de accidente por exposición ocupacional al COVID-19 en instituciones de salud” emitido por el Ministerio de Salud y Protección Social en el que se cita lo siguiente “Los empleadores y contratantes deben suministrar los Elementos de Protección Personal según las recomendaciones específicas de conformidad con los lineamientos definidos por el Ministerio de Salud y Protección Social, para la prevención del contagio” (3).

3.         Verifique las condiciones de su afiliación al Sistema General de Seguridad Social, particularmente su afiliación a la ARL como entidad encargada de gestionar su riesgo laboral.

4.         En caso de presentar sintomatología asociada al COVID-19 o haber tenido algún evento que represente un riesgo de contagio, acuda a la respectiva valoración médica dejando constancia de su condición de salud y asegúrese de obtener incapacidad médica por el primer periodo de aislamiento, mientras se le entrega el resultado de las pruebas. Infórmele por escrito a su empleador o contratante, para que él notifique a la ARL y EPS a las cuales usted se encuentre afiliado mediante los formatos de reporte de accidente laboral o de enfermedad laboral (FURAT y/o FUREL). Una vez hayan trascurrido dos días hábiles del informe inicial presentado por usted al empleador o contratante, pida la constancia de radicación de los formatos ya mencionados. Si el empleador o contratante no envía el reporte o no informa a las entidades, radique un documento ante la ARL y EPS notificando posibles síntomas de enfermedad laboral o de accidente de trabajo. Al respecto puede consultar el documento: “Lineamientos para prevención control y reporte de accidente por exposición ocupacional al COVID-19 en instituciones de salud” (3).

5.         Si por la atención de la pandemia y su labor como talento humano en salud considera que existe algún tipo de riesgo para su salud mental, solicite a la institución la adopción de medidas preventivas, como rotación entre las funciones que crean un nivel alto de estrés a las que causan menos estrés, apóyese en el equipo de trabajo, busque asesoría de servicios psicosociales y de apoyo para la salud mental, entre otros. Lo anterior teniendo en cuenta los “Lineamientos para para abordar problemas y trastornos mentales en trabajadores de la salud en el marco del afrontamiento del coronavirus (COVID19)” emitidos por el Ministerio de Salud y Protección Social (4). Tenga en cuenta, igualmente, la opción de acudir a la línea de atención psicológica a nivel nacional marcando 106. Así mismo, le recomendamos informarlo a la ARL.

6.         Si usted es una persona mayor de 70 años, en principio debe acatar la medida de aislamiento obligatoria y, como personal de salud, tiene la excepción para prestar servicios de salud, de acuerdo con la Resolución 464 de 2020 (5). Según su condición de salud, se recomienda practicarse una valoración médica para definir la incapacidad laboral.

7.         Si presenta condiciones de salud que aumenten el riesgo por la atención de la pandemia, comuníquelo al empleador para que se adopten las medidas laborales a que haya lugar, como pago por determinados periodos, promedio de ingresos, reubicación laboral, atención a través de telesalud, entre otros.

8.         Absténgase de ejecutar actos que representen un riesgo para usted y para su ejercicio y menos aún si no cuenta con los elementos de protección personal recomendados por el Ministerio de Salud.

Capítulo II

Aplicación del llamado obligatorio al que se refiere el decreto 538 de 2020

De conformidad con el Decreto 538 de 2020 (6) el talento humano en salud en ejercicio o en formación podrá ser llamado a prestar sus servicios para reforzar y apoyar a los prestadores de salud del país y, según esta disposición, el acatamiento a este llamado será obligatorio. Al respecto, tenga en cuenta:

1. En todos los casos, incluso en este llamado obligatorio, usted deberá contar con los elementos personales de protección referidos en el numeral 1, capítulo I del presente documento. Esto no lo menciona la norma; sin embargo, debe tenerlo en cuenta.

2. Recuerde que deberá recibir entrenamiento en las actividades que vaya a desempeñar, lo cual estará a cargo del prestador de servicios de salud donde realice la labor.

3. Si no se le brindan los elementos personales de protección o no se le brinda el entrenamiento en las actividades que va a desempeñar, deje trazabilidad de estas situaciones ante la IPS y considere la posibilidad de objetar conciencia mediante el ejercicio del derecho fundamental consagrado en el artículo 18 de la Constitución Política Nacional (7)* y lo establecido en el artículo 37 de la Ley 1164 de 2007 (8)** por ausencia de condiciones que garanticen el ejercicio de la profesión y ocupación bajo principios éticos. En este caso, contacte a Fepasde para orientarlo en detalle.

4. Excepciones al llamado obligatorio:

a. Ser mujer en estado de embarazo.

b. Ser padre o madre cabeza de familia con hijos menores de edad, cuidador de adultos mayores o de persona en condición de discapacidad.

c. Ser padre o madre de un mismo núcleo familiar, cuando ambos ostentan profesión u ocupación del área de la salud y tengan hijos menores de edad.

d. Tener 70 o más años.

e. Tener una enfermedad crónica o condición que represente un alto riesgo para el contagio de COVID-19, salvo casos de fuerza mayor concertados entre la persona y el prestador.

Estas excepciones pueden ser acreditadas a través de cualquier medio con base en el principio de libertad probatoria.

5. Según la Resolución 628 de 2020 (9) “Por la cual se definen los criterios, el procedimiento y las fases del llamado al Talento Humano en Salud para reforzar o apoyar a los prestadores de servicios de salud durante la etapa de mitigación de la pandemia por Coronavirus Covid-19” el Ministerio de Salud llamará al personal inscrito en el RETHUS luego de haberse realizado convocatorias por parte de las secretarías departamentales o distritales de Salud o de la entidad que haga sus veces y del propio Ministerio a nivel nacional.

6. Si es llamado como personal inscrito en el RETHUS, luego de las citadas convocatorias, tenga en cuenta que según esta disposición usted podrá verificar las condiciones de vinculación o prestación del servicio, para lo cual se recomienda revisar: el tipo de contratación, remuneración, plazo, áreas de servicio a las que sería asignado, horarios, condiciones de bioseguridad, entre otros.

7. La Resolución 628 de 2020 (9) establece que el personal llamado podrá negarse a aceptar su vinculación en cualquiera de los siguientes casos:

a. Si ya tiene una vinculación laboral o contractual vigente.

b. Si ya presta servicios de salud con algún prestador de servicios de salud.

c. Si considera que no existen las garantías suficientes para aceptar.

d. Si cree estar en alguna de las causales de excepción establecidas en el Decreto 538 de 2020, esto es, las citadas en el numeral cuarto del presente capítulo.

Capítulo III

Atención en salud

1. Estudie y aplique las guías, protocolos y rutas de atención implementados tanto a nivel nacional como institucional para hacer frente a la contingencia generada por la COVID-19, recuerde que usted está trabajando en una situación de crisis y que la situación epidemiológica es cambiante, cerciórese de estar aplicando las normas técnicas o lineamientos vigentes al momento de la atención, para esto se recomienda revisar habitualmente la página del Ministerio de Salud, cuya plataforma cuenta con soportes documentales relevantes y ayudas audiovisuales que le permitirán estar informado. En igual sentido mantenga una comunicación clara y constante sobre el tema con las directivas de la institución donde labora y el equipo de salud.

2. Tenga en cuenta que para efectos de establecer criterios para realización de la prueba diagnóstica RT-PCR SARS CoV 2 y las pruebas rápidas serológicas (anticuerpos IgM/ IgG) el Ministerio de Salud ha emitido el documento Lineamientos para el uso de pruebas dianósticas de SARS-COV-2 (COVID-19) en Colombia (10).

3. Tenga en cuenta que para pacientes que requieran una atención especial, como población carcelaria, madres gestantes, recién nacidos, población étnica, entre otros, debe remitirse a la norma de atención pertinente que puede ser consultada en la página del Ministerio de Salud.

4. Si en la institución donde labora no se han realizado protocolos o guías para la atención de COVID-19, solicite su elaboración con el fin de contar con pautas de atención claras. Tenga en cuenta que estos protocolos no pueden ser contrarios a los lineamientos del Ministerio de Salud. Para lo anterior puede apoyarse en las Recomendaciones basadas en consenso de expertos e informadas en la evidencia, también sugeridas por el Ministerio de Salud en documento: Consenso colombiano de atención, diagnóstico y manejo de la infección por SARS-COV-2/COVID -19 en establecimientos de atención de la salud. Revista de la Asociación Colombiana de Infectología y en la Circular 019 de 25 de marzo de 2020.

5. Tenga presente los estándares para el adecuado registro, codificación y reporte de infección por COVID-19, que pueden ser consultados en el documento emitido por el Ministerio de Salud: Instrucciones para el registro, codificación y reporte de enfermedad respiratoria aguda causada por el nuevo coronavirus COVID-19, en los registros médicos de morbimortalidad del sistema de salud.

6. Tenga en cuenta los protocolos de triaje que se hayan establecido en la institución donde labora. De conformidad con las recomendaciones del Ministerio de Salud y de Protección Social establecidas en el documento “Recomendaciones generales para la toma de decisiones éticas en los servicios de salud durante la pandemia COVID- 19” (11) estos protocolos deben incluir reglas claras para permitir el triaje organizado por niveles de cuidado, según las posibilidades de atención de la institución y las habilidades de los profesionales para responder a la evolución de la enfermedad. Considere esta información a la hora de definir el sitio de atención del paciente y las posibilidades de una eventual remisión.

7. Si considera necesaria la remisión de un paciente a una institución de mayor complejidad donde se pueda garantizar la atención médica adecuada, active los procedimientos administrativos a que haya lugar y registre en la historia clínica:

a. La oportunidad de la solicitud de la remisión (fecha, hora y estado del paciente).

b. La solicitud al personal correspondiente sobre la gestión de la orden de remisión.

c. El conocimiento que usted tenga sobre lo que ocurre con los trámites de la remisión.

8. Si se le presentan casos específicos en los cuales usted tenga dudas respecto al diagnóstico o el tratamiento en pacientes relacionados con COVID-19, adopte decisiones colegiadas y deje registro en la historia clínica de las personas que intervinieron. Al respecto, el Ministerio de Salud y Protección Social indica en el documento “Recomendaciones generales para la toma de decisiones éticas en los servicios de salud durante la pandemia COVID- 19” lo siguiente: “Se debe buscar promover la reflexión sobre las decisiones a tomar en término de opciones, en consecuencia, en lo posible se debe procurar no tomar decisiones a solas, en especial si la institución no cuenta con la posibilidad de generar recomendaciones específicas o protocolos estandarizados de cuidado, se recomienda además revisar la decisión con otras personas del equipo y dejar claro registro en la historia clínica” (11).

9. Para la toma de decisiones colegiadas tenga en cuenta que la normatividad actual permite acudir al teleapoyo, que consiste en “…el soporte solicitado por un profesional de la salud u otro profesional de la salud a través de tecnologías de la información y comunicaciones en el marco del relacionamiento entre profesionales. Es responsabilidad de quien solicita el apoyo, la conducta que determina para el usuario”. Lo anterior, en cumplimiento de lo dispuesto en la Resolución 2654 de 2019 (12).

10. En el evento de verse enfrentado a tomar decisiones que generen dilemas éticos o tensiones morales, resuélvalas respondiendo siempre a los principios de no hacer daño, beneficiar y actuar con justicia e integridad profesional. En los casos particularmente difíciles busque ayuda de un comité de ética o de cualquier otra instancia institucional y pertinente que pueda servir de apoyo para la evaluación y decisión del caso.

11. Si recibe requerimientos particulares, extrainstitucionales y fuera de sus compromisos contractuales, guíe a las personas a las rutas de atención establecidas por el Ministerio de Salud y Protección Social ya que puede correr el riesgo de no contar con los elementos de protección personal necesarios para la atención respectiva. Si decide asumir la atención, recuerde que tiene implicaciones médico-legales y debe cumplir adecuadamente con su deber.

12. Cuando se trate de pacientes que deban permanecer en el domicilio durante el tratamiento o cuando usted otorgue salida a un paciente, sea claro en la información relacionada con los signos de alarma, normas de autocuidado e instrucciones para volver a consultar, deje registro de esta información en la historia clínica y constancia de habérsela dado al paciente.

13. En caso de que el paciente disienta de cuidados o tratamientos específicos, es decir, que no esté de acuerdo o no los autorice, regístrelo en la historia clínica y en un documento de disentimiento informado, recordando que, en todo caso, a ese paciente se le deben garantizar los procesos de cuidado y alivio sintomático.

14. Actúe siempre bajo un juicioso análisis de la condición clínico-patológica del paciente a la hora de establecer el diagnóstico y el tratamiento, contemplando los exámenes diagnósticos que la diligencia y la prudencia indiquen.

Capítulo IV

El manejo de información al paciente
y sus acompañantes en situacion de COVID-19

1. Informe con detalle al paciente sospechoso o confirmado de COVID-19 su condición de salud, las expectativas del manejo médico, los riesgos de la pandemia previstos y desarrollados a la fecha por la ciencia médica, los riesgos particulares del paciente y los riesgos del tratamiento médico. Es decir, existen aún asuntos inexplorados por la ciencia médica sobre esta enfermedad ante la ausencia de estudios en el mundo.

2. Tenga en cuenta que la información otorgada al paciente según su fase de enfermedad incluye los derechos que a él se le atribuyen al final de la vida: derecho a morir dignamente y voluntad anticipada del paciente. En efecto, el Ministerio de Salud y Protección Social incluyó esta recomendación en el documento “Recomendaciones generales para la toma de decisiones éticas en los servicios de salud durante la pandemia COVID- 19” en donde menciona: “El proceso de información para el cuidado de la enfermedad debe incluir, la información sobre el ejercicio de derechos al final de la vida incluyendo la adecuación de los esfuerzos terapéuticos y la suscripción de documentos de voluntad anticipada; la consulta y revisión de existencia de este en todos los casos” (11).

3. En cualquier caso, asegúrese de que el paciente o responsable o acompañante comprendió la información suministrada y registre en la historia clínica (además del documento de consentimiento) que se suministró la información y que este comprendió y si realizó preguntas, y en caso de que así fuera, que las mismas fueron respondidas ampliamente.

4. Si en el ejercicio de su autonomía el paciente rehúsa el tratamiento, esta situación no implica que este paciente se encuentre exonerado de cumplir con las normas y recomendaciones vigentes que se hayan emitido respecto a la mitigación de riesgos en el contagio de la pandemia, lo cual debe ser informado al paciente.

5. No olvide el deber de otorgar información a los acompañantes de pacientes con diagnostico confirmado o probable de COVID-19, a quienes se les debe enterar sobre la naturaleza de la enfermedad, el significado de caso sospechoso o confirmado de COVID-19 en cuanto a su presentación clínica, el modo de contagio, las medidas para contener la pandemia y la posibilidad de sufrir la enfermedad; para ello, el Ministerio de Salud y Protección Social ha elaborado el documento denominado “Consentimiento informado para acompañante de casos probable/ confirmado de COVID-19” (13) disponible en la página web oficial de esta entidad.

6. Tenga en cuenta que el Ministerio de Salud en su documento “Recomendaciones generales para la toma de decisiones éticas en los servicios de salud durante la pandemia COVID- 19” ha recomendado suministrar información sobre limitación de recursos. En este aspecto, la recomendación es que sea una información suministrada por la institución, la cual debe tener documentado el proceso de consentimiento informado. La recomendación del Ministerio señaló: “Durante toda la atención debe darse información sobre la posibilidad de que se presenten limitaciones de acceso a los soportes necesarios incluido al personal de salud, lo anterior puede limitar los derechos individuales o preferencias, esto debe ser informado al paciente y su familia, para que les permita entender que bajo la emergencia, puede presentarse una circunstancia que en condiciones habituales pudiera ser reversible de ser tratada pero en el contexto actual los recursos pueden verse trágicamente limitados, sin que esto implique abandono en el cuidado” (11).

7. Recuerde registrar en la historia clínica la información brindada al paciente, no solo mediante el documento que institucionalmente se utilice para ello (formato de consentimiento informado), sino, también, mediante notas de historia clínica. Esto reducirá el riesgo de pérdida del registro de información.

8. En casos de atención médica mediante telesalud, durante el término de la emergencia sanitaria declarada por el Ministerio de Salud y de Protección Social: “Los pacientes podrán enviar la imagen del documento firmado en el que manifiesten el consentimiento informado. Cuando esto no sea posible, el profesional tratante dejará constancia en la historia clínica de la situación, de la información brindada sobre el alcance de la atención y de la aceptación del acto asistencial por parte del paciente, de forma libre, voluntaria y consiente”, según lo establecido por el Decreto 538 de 2020 (6).

Capítulo V

Manejo de la historia clínica
y otros registros

1. No pierda de vista que, en este momento y en todos los casos, los registros de historia clínica son obligatorios y, además, sus mejores aliados a la hora de demostrar su conducta profesional.2. Realice los registros correspondientes a su profesión u ocupación de manera clara, sin tachaduras, enmendaduras y en forma secuencial.

3. Cuando haya lugar a ello, registre en la historia clínica recomendaciones de egreso que deben incluir signos de alarma, normas de autocuidado e instrucciones claras para la reconsulta.

4. No emita certificaciones de incapacidad laboral de cortesía a otros profesionales de la salud o a particulares por sospecha de infección por coronavirus. Las incapacidades que expida deben tener un fundamento y justificación en la historia clínica. En caso de que le soliciten una incapacidad verbalmente, guíelos a las rutas de atención establecidas por las autoridades.

5. Recuerde que de acuerdo con la Resolución 1995 de 1999 (14), una característica de la historia clínica es la oportunidad, que consiste en el diligenciamiento de los registros de atención simultánea o inmediatamente después de que ocurre la prestación del servicio. En el marco de esta pandemia la atención de un alto volumen de pacientes será una constante; sin embargo, recuerde que es relevante siempre dejar el registro de su atención.

6. En caso de situaciones críticas que impidan hacer registros de manera simultánea o inmediatamente después de la prestación del servicio, se deben hacer notas aclarando que son retrospectivas y guardando razonabilidad en el tiempo de su realización. Registre la hora de la atención y el motivo por el cual no pudo hacer los registros de historia clínica de manera simultánea con la atención.

7. Efectúe los reportes que habitualmente debe realizar, incluso, el reporte obligatorio de enfermedades infecciosas, siempre siguiendo los protocolos de la institución respectiva.

Capítulo VI

Manejo de cadáveres

1.         Para los procedimientos de Necropsias en el marco de la emergencia sanitaria, debe advertirse que según lo dispuesto por el Ministerio de Salud se suspende temporalmente la ejecución de autopsias sanitarias, necropsias académicas de cualquier edad, y tomas de muestras de tejido post mortem por métodos invasivos que no sean estrictamente necesarias. Las excepciones de la toma de tejidos son:

  • – La toma de muestras post mortem no invasiva por hisopado nasofaríngeo en todos los casos de muertes con sospecha de SARS-COV-2 (COVID19).
  • – Las autopsias médico legales por muerte violenta.
  • – Necropsias clínicas que se consideren inevitables por excepcionalidad.
  • – Para realizar estas actividades es necesario contar con los Elementos de Protección Personal recomendados por las autoridades.
  • – En los casos que se requiera necropsia médico legal y estuviese indicada la cremación, esta deberá contar con la orden del fiscal del caso.

2.          Tenga en cuenta que de acuerdo con la guía “Orientaciones para el manejo, traslado y disposición final de cadáveres por SARS-COV-2 (COVID-19) Versión 4” (15) del Ministerio de Salud y Protección Social, se establecen los requerimientos locativos y de bioseguridad para la realización de autopsias clínicas o médico legales en caso de muertes ocasionadas por el virus SARS-CoV-2 (COVID-19).

3.          Las mismas recomendaciones establecen que la disposición final del cadáver será preferiblemente mediante cremación y solo en el caso en el que no se cuente con instalaciones para este procedimiento, se practicará la inhumación en sepultura o bóveda. Los prestadores de servicios de salud deben ubicar el cadáver con causa de muerte probable o confirmada por COVID-19 en doble bolsa específica para cadáveres de 150 micras o más de espesor, resistentes a la filtración de líquidos. En consecuencia, solicite al prestador donde labore estos elementos y procure adoptar medidas como marcación para evitar contagios en usted y otros funcionarios a través del cadáver.

4.          El Ministerio de Salud ha recomendado que la comunicación del riesgo en defunciones por COVID-19 “…deberá ser informada a todos los actores que intervienen en la gestión del cadáver y a sus familiares o red de apoyo, de manera responsable, clara y oportuna, observando siempre el respeto a la dignidad humana, garantizando que existan canales de comunicación entre IPS-Funeraria-Cementerio, IPS y Familiares, IPS y Secretarias de Salud”. En consecuencia, defina con el prestador de servicios de salud con el que trabaja estos canales de comunicación sugeridos por la entidad gubernamental. Es importante destacar que, la comunicación asertiva del fallecimiento de las personas por COVID-19 a la familia o red de apoyo, debe brindarse con consideración y respeto, manejando las reacciones propias del duelo por el ser querido.

5.          El documento guía “Orientaciones para el manejo, traslado y disposición final de cadáveres por SARS-COV-2 (COVID-19) Versión 4”  (15), para efectos de la certificación médica de la defunción por COVID-19, dicta las pautas que se deben tener en cuenta.

Capítulo VII

Telesalud y Telemedicina

1.         Para la prestación de servicios de salud durante la pandemia, el Gobierno Nacional ha incentivado el uso de la TELESALUD, que es el conjunto de actividades relacionadas con la salud, servicios y métodos, llevados a cabo a distancia con la ayuda de las tecnologías de la información y telecomunicaciones. La TELESALUD es una agrupación que incluye, entre otras la TELEORIENTACIÓN, el TELEAPOYO, y la modalidad de TELEMEDICINA. Lo anterior puede consultarse en el Plan de Acción para la Prestación de Servicios de Salud durante las Etapas de Contención Y Mitigación de la Pandemia por SARS-CoV-2 (COVID-19) (16) y en las Orientaciones para la restauración gradual de los servicios de salud en las fases de mitigación y control de la emergencia sanitaria por COVID-19 en Colombia (17) del Ministerio de Salud y Protección Social.

2.         Recuerde que para realizar cualquier actividad de TELESALUD se recomienda la observancia de las normas y protocolos emitidos por el Gobierno Nacional, y la institución en la que labora. Para ello, es necesario que usted revise con detenimiento las recomendaciones del Ministerio de Salud y Protección Social que se encuentran en el documento Telesalud y telemedicina para la prestación de servicios de salud en la pandemia por covid-19 (18).

3.         Dentro de la TELESALUD se incluyen las actividades de TELEORIENTACIÓN y de TELEAPOYO que no necesitan habilitación, por no ser servicios, ni modalidades para la prestación de servicios de salud. Esto puede ser consultado en la Resolución 2654 de 2019 (12).

4.         A través de la TELEORIENTACIÓN se le proporciona al usuario información, consejería y asesoría en los componentes de promoción de la salud, prevención de la enfermedad, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y paliación. El TELEORIENTADOR, en el marco de sus competencias, debe informar al usuario el alcance de la orientación, y entregar copia o resumen de la comunicación si el usuario lo solicita. Cuando se realiza esta actividad no deben recetarse medicamentos, la única excepción es la continuidad de formulación de medicamentos en pacientes crónicos que requieran sus tratamientos previamente establecidos. Esta información puede verificarse en el documento Telesalud y telemedicina para la prestación de servicios de salud en la pandemia por COVID-19 (18).

5.         El TELEAPOYO se refiere al soporte solicitado por un profesional de la salud a otro profesional de la salud a través de tecnologías de la información y comunicaciones en el marco del relacionamiento entre profesionales. Tenga en cuenta que es responsabilidad de quien solicita el apoyo, la conducta que determina para el usuario. Esta información puede verificarse en el documento Telesalud y telemedicina para la prestación de servicios de salud en la pandemia por COVID-19 (18).

6.         La TELEMEDICINA es una modalidad de prestación de servicios de salud que se encuentra contemplada en la norma de habilitación vigente Resolución 3100 de 2019 (19), y que debe cumplir con los estándares que allí se establecen. Esta modalidad consiste en la provisión de servicios de salud a distancia en los componentes de promoción, prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación, por profesionales de la salud que utilizan tecnologías de la información y la comunicación, que les permiten intercambiar datos, con el propósito de facilitar el acceso y la oportunidad en la prestación de servicios a la población que presenta limitaciones de oferta, de acceso a los servicios, o de ambos en su área geográfica.

7.         El Decreto 538 de 2020 (6) reguló la posibilidad de acceder a una autorización transitoria de las Secretarías Departamentales y Distritales o las direcciones territoriales de salud, para prestar servicios de salud en modalidades diferentes a las habilitadas durante el término de la emergencia sanitaria declarada por el Ministerio de Salud y Protección Social, con ocasión de la pandemia derivada del Coronavirus COVID-19. Lo anterior quiere decir que un prestador que no tiene habilitada la modalidad de TELEMEDICINA, puede solicitar autorización temporal para la atención de pacientes, con esa modalidad, durante el término establecido por la norma mencionada.

8.         Cuando prescriba medicamentos durante la atención a un paciente en la modalidad de TELEMEDICINA, se recomienda dejar registro en la historia clínica y enviar escaneada y firmada la prescripción mediante la plataforma digital que sea utilizada en la consulta, de acuerdo con lo establecido en el Decreto 538 de 2020 (6). Se recomienda además que la fórmula sea lo más detallada posible, especificando la dosis, los periodos de ingesta del medicamento y todo lo que se considere relevante para el cumplimiento de la prescripción.

9.         Todas las actividades de TELESALUD y TELEMEDICINA requieren consentimiento informado de acuerdo con la Resolución 2654 de 2019 (12). Este consentimiento debe incluir información sobre el funcionamiento de la atención mediante el uso de tecnologías de la información y comunicaciones, su alcance, sus riesgos, los beneficios, las responsabilidades, el manejo de la privacidad y la confidencialidad, el manejo de los datos personales, los protocolos de contacto, los procedimientos por seguir en situaciones de emergencia, los procedimientos a seguir por fallas tecnológicas y los riesgos que existen en cuanto a las violaciones a la confidencialidad.

10.         Es necesario dejar constancia del consentimiento informado de las actividades de TELESALUD y TELEMEDICINA en la historia clínica de la persona. Esa persona deberá manifestar con su firma electrónica o escrita, según el caso, que entendió la información entregada y aceptó ser atendido a través de tecnologías de la información. Para la atención de pacientes en la Pandemia, el Decreto 538 de 2020 (6) estableció que los pacientes podrán enviar la imagen del documento firmado en el que manifiesten el consentimiento informado. Cuando esto no sea posible, el profesional tratante dejará constancia en la historia clínica de la situación, de la información brindada sobre el alcance de la atención y de la aceptación del acto asistencial por parte del paciente, de forma libre, voluntaria y consciente.

La normatividad que se cita en este documento podrá ser consultada con sus respectivas actualizaciones a través de la Matriz Normativa15*** cargada en la página oficial de la Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación S.C.A.R.E. 

Esperamos que estas recomendaciones sean de utilidad en la atención de la pandemia por COVID-19. Recuerde que nuestro equipo jurídico estará siempre dispuesto a orientar estas recomendaciones a su caso concreto y a ayudarle a hacer efectivos sus derechos o resolver sus dudas.

*** https://scare.org.co/observatorio-legislativo/normatividad-vigente/

Bibliografía

1.          Orientaciones para el uso adecuado de los elementos de protección personal por parte de los trabajadores de la salud expuestos a COVID-19 en el trabajo y en su domicilio.Proceso. Gestión de las intervenciones individuales y colectivas para la promoción de la salud y prevención de la enfermedad. Código GIPS20. Versión 01. [internet]. Ministerio de Salud. Abril 2020. Disponible enhttps://www.minsalud.gov.co/Ministerio/Institucional/Procesos%20y%20procedimientos/GIPS20.pdf

2.          Recomendaciones de EPP para personal de salud según el área de atención para COVID-19. Consenso IETS-ACIN [internet]. Ministerio de Salud, 2020 [citado 2020 abr. 16]. Disponible en: https://www.minsalud.gov.co/sites/rid/Lists/BibliotecaDigital/RIDE/VS/tabla-epp-consenso.pdf

3.          Lineamientos para prevención, control y reporte de accidente laboral por exposición ocupacional al COVID-19 en instituciones de salud. Proceso Gestión de la protección social en salud. Código GPSG04. Versión 02 [internet]. Ministerio de Salud, Ministerio de Trabajo, marzo de 2020 [citado 2020 abr. 16]. Disponible en: https://www.minsalud.gov.co/Ministerio/Institucional/Procesos%20y%20procedimientos/GPSG04.pdf

4.          Lineamientos para para abordar problemas y trastornos mentales en trabajadores de la salud en el marco del afrontamiento del coronavirus (COVID-19). Proceso gestión de la protección social en salud. Código GPSG03. Versión 01 [internet]. Ministerio de Salud, marzo de 2020 [citado 2020 abr. 16]. Disponible en: https://www.minsalud.gov.co/Ministerio/Institucional/Procesos%20y%20procedimientos/GPSG03.pdf

5.          Resolución 464 de 2020, Por la cual se adopta la medida sanitaria obligatoria de aislamiento preventivo, para proteger a los adultos mayores de 70 años [internet]. Ministerio de Salud, 18 de marzo de 2020 [citado 2020 abr. 16]. Disponible en: https://www.minsalud.gov.co/sites/rid/Lists/BibliotecaDigital/RIDE/DE/DIJ/resolucion-464-de-2020.pdf

6.          Decreto 538 de 2020, Por el cual se adoptan medidas en el sector salud, para contener y mitigar la pandemia de COVID-19 y garantizar la prestación de los servicios de salud, en el marco del Estado de Emergencia Económica, Social y Ecológica [internet]. Presidencia de la República, Ministerio de Salud, 12 de abril de 2020 [citado 2020 abr. 16]. Disponible en: https://www.minsalud.gov.co/Normatividad_Nuevo/Decreto%20538%20de%202020.pdf

7.          Constitución Política Nacional. Bogotá, 1991.

8.          Ley 1164 de 2007, Por la cual se dictan disposiciones en materia del Talento Humano en Salud [internet]. Congreso de Colombia, 3 de octubre de 2007 [citado 2020 abr. 16]. https://www.minsalud.gov.co/Normatividad_Nuevo/LEY%201164%20DE%202007.pdf

9.          Resolución 628 de 2020, Por la cual se definen los criterios, el procedimiento y las fases del llamado al Talento Humano en Salud para reforzar o apoyar a los prestadores de servicios de salud durante la etapa de mitigación de la pandemia por Coronavirus Covid-19 [internet].

10.       Lineamiento para el uso de pruebas diagnósticas de SARS-COV-2 (COVID19) en Colombia. Código GIPS21. Versión 01 [internet]. Ministerio de Salud, abril de 2020 [citado 2020 abr. 16]. Disponible en: https://www.minsalud.gov.co/Ministerio/Institucional/Procesos%20y%20procedimientos/GIPS21.pdf.

11.       Recomendaciones generales para la toma de decisiones éticas en los servicios de salud durante la pandemia COVID- 19. Código gips13. Proceso. Gestión de las intervenciones individuales y colectivas para la promoción de la salud y prevención de la enfermedad. Versión 01. Ministerio de Salud y Protección Social. https://www.minsalud.gov.co/Ministerio/Institucional/Procesos%20y%20procedimientos/GIPS13.pdf

12.       Resolución 2654 de 2019, Por la cual se establecen disposiciones para la telesalud y parámetros para la práctica de telemedicina en el país [internet]. Ministerio de Salud y Protección Social, 3 de octubre de 2019 [citado 2020 abr. 16]. Disponible en: https://www.minsalud.gov.co/Normatividad_Nuevo/Resoluci%C3%B3n%20No.%202654%20del%202019.pdf

13.       Consentimiento informado para acompañante de casos probable/confirmado de COVID-19. Proceso. Gestión de la protección social en salud. Código GPSF20. Versión 01. Fecha de versión 25 de marzo de 2020 [internet]. Ministerio de Salud y Protección Social [citado 2020 abr. 16]. Disponible en: https://www.minsalud.gov.co/Ministerio/Institucional/Procesos%20y%20procedimientos/GPSF20.pdf

14.       Resolución 1995 de 1999, Por la cual se establecen normas para el manejo de la Historia Clínica [internet]. Ministerio de Salud, 8 de julio de 2019 [citado 2020 abr. 16]. Disponible en: https://www.minsalud.gov.co/Normatividad_Nuevo/RESOLUCI%C3%93N%201995%20DE%201999.pdf

15.       Orientaciones para el manejo, traslado y disposición final de cadáveres por COVID-19-Version 04 [internet]. Ministerio de Salud, abril de 2020 [citado 2020 abr. 16]. Disponible en: https://www.minsalud.gov.co/sites/rid/Lists/BibliotecaDigital/RIDE/VS/ED/VSP/manejo-cadaveres-covid-19f.pdf

16.    Plan de acción para la prestación de servicios de salud durante las Etapas de contención y mitigación de la pandemia por SARS-CoV-2 (COVID-19). Código PSSS01. Versión 01. Fecha de versión 31 de marzo de 2020 [internet]. Ministerio de Salud y Protección Social [citado 2020 may. 22]. Disponible en: https://www.minsalud.gov.co/Ministerio/Institucional/Procesos%20y%20procedimientos/PSSS01.pdf

17.   Orientaciones para la restauración gradual de los servicios de salud en las fases de mitigación y control de la emergencia sanitaria por COVID-19 en Colombia. Código PSSS05. Versión 01. Fecha de versión mayo de 2020 [internet]. Ministerio de Salud y Protección Social [citado 2020 may. 22]. Disponible en: https://www.minsalud.gov.co/Ministerio/Institucional/Procesos%20y%20procedimientos/PSSS05.pdf

18. Telesalud y telemedicina para la prestación de servicios de salud en la pandemia por COVID-19. Código PSSS04. Versión 01. Fecha de versión abril de 2020 [internet]. Ministerio de Salud y Protección Social [citado 2020 may. 22]. Disponible en: https://www.minsalud.gov.co/Ministerio/Institucional/Procesos%20y%20procedimientos/PSSS04.pdf

19.   Resolución 3100 de 2019, Por la cual se definen los procedimientos y condiciones de inscripción de los prestadores de servicios de salud y de habilitación de los servicios de salud y se adopta el Manual de Inscripción de Prestadores y Habilitación de Servicios de Salud [internet]. Ministerio de Salud y Protección Social, 25 de noviembre de 2019 [citado 2020 may. 22]. Disponible en: http://scare.portalscare.com/wp-content/uploads/resolucion-3100-de-2019-versi%C3%B3n-copias-y-pegar.pdf

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!

REDES SOCIALES

Conéctese a nuestras redes sociales

Facebook

Instagram

Twitter